Lunes, 13 Julio 2020
Ultimas noticias
Casa » Niño activista podría enfrentar pena capital en Arabia Saudí

Niño activista podría enfrentar pena capital en Arabia Saudí

12 Junio 2019

Autoridades lo acusa de ser parte de un "grupo terrorista extremista", de construir "cocteles molotov" y de disparar contra la fuerzas del orden, una imputación que es habitual en las personas que se manifiestan de manera pacífica en el país.

"Es terrible que Murtaja Qureiris se enfrente a ser ejecutado por delitos tales como participar en protestas cuando sólo tenía 10 años".

"Sus interrogadores prometieron ponerlo en libertad si confesaba los cargos que se le imputaban", declaro Amnistía Internacional. Primero fue encarcelado en Dar al Mulahaza y luego, trasladado a una prisión para adultos en Al Dammam.

El "vía crucis" de Murtaja, que aguarda a la próxima sesión de su juicio, no es un caso aislado en el reino ultraconservador.

Declaran emergencia en Perú por casos de Síndrome de Guillain Barré
Es una enfermedad poco frecuente; de hecho, su prevalencia a nivel mundial es de uno por cada 100 000 habitantes cada año. Es mortal en un rango de 3% a 5% de los casos.


"Las autoridades de Arabia Saudí tienen un escalofriante historial de uso de la pena de muerte como arma para aplastar la disidencia política y castigar a personas de la perseguida minoría chií del país -incluso menores de edad- que protestan contra el gobierno", ha dicho Lynn Maalouf. La Amnistía Internacional, que siguió a lo que le sucedió a Qureiris en el transcurso de sus cinco años de detención, dijo que Qureiris fue puesto en confinamiento solitario durante un mes y que fue intimidado y golpeado. Abdulkareem fue uno de los 37 hombres a los que se aplicó la pena de muerte en un mismo día de terrible frenesí ejecutor. Según Amnistía Internacional, la petición del fiscal es que sea condenado a pena capital, que normalmente se hace mediante la decapitación, y sometido a la "crucifixión", un término empleado por los tribunales locales para referirse a la exposición pública del cuerpo tras el degollamiento.

Su más probable futuro en el corredor de la muerte ha suscitado ahora la alarma internacional.

Ali Ali al-Nimr, Abdullah al-Zaher y Dawood al-Marhoon, que fueron detenidos por separado en 2012, cuando tenían 17, 16 y 17 años, respectivamente, por participar en protestas contra el gobierno, han agotado todos los recursos de que disponían y corren el riesgo de ser ejecutados en cualquier momento.

Organizaciones pro derechos humanos como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) han denunciado en reiteradas ocasiones el aumento exponencial de la represión, las detenciones y las penas de cárcel contra activistas a los que, además, se somete a brutales torturas, agresiones sexuales incluidas.

Niño activista podría enfrentar pena capital en Arabia Saudí