Martes, 20 Noviembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Restos de miles de civiles fueron hallados en fosas clandestinas

Restos de miles de civiles fueron hallados en fosas clandestinas

08 Noviembre 2018

Del total, 28 sitios han sido excavados hasta ahora por el Departamento de Fosas Comunes de la Fundación de Mártires iraquí, que ha informado a la ONU de que ha recuperado los restos de 1,258 cadáveres de los entre 6,000 a más de 12,000 cuerpos que la ONU calcula que se encuentran enterrados.

Los entierros contienen restos de mujeres, niños, ancianos, personas con discapacidad, militares y agentes de policía iraquíes y también algunos extranjeros cruelmente asesinados.

Para dar información a las familias, Irak tendrá que desenterrar los restos de las fosas comunes halladas en las provincias de Nínive (casi la mitad de ellas), Kirkuk y Saladino, en el norte de Irak, así como en Al Anbar, en el oeste.

Durante esos tres años, los islamistas persiguieron y asesinaron a civiles pertenecientes a minorías étnicas y religiosas en Irak, como la comunidad yazidí, contra la cual el EI cometió un genocidio, según la ONU. "Las pruebas reunidas en estos sitios serán fundamentales para garantizar las investigaciones creíbles, procesos y condenas de acuerdo con las normas internacionales", se señala en el informe de Naciones Unidas.

El Estado Islámico ocupó entre junio de 2014 y diciembre de 2017 grandes áreas en Irak y llevó a cabo "una campaña de violencia generalizada y de violaciones sistemáticas de los derechos humanos, actos que pueden equivaler a crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y un posible genocidio", denunció la ONU.

El líder del Estado Islámico, Abubaker al Bagdadi, proclamó el grupo a finales de 2014 en la ciudad de Mosul, zona considerada para los extremistas como capital de la organización terrorista en Irak, y que fue liberada por las fuerzas de Irán con el apoyo de Estados Unidos en 2017.

En ese tiempo, los habitantes de la urbe y de otras poblaciones y zonas dominadas por el EI sufrieron los abusos y el terror de los yihadistas, que impusieron una versión estricta de la ley islámica, con castigos que incluían la lapidación y la decapitación.

'El trauma sigue' Además, recordó Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, "aunque los crímenes horribles del EI ya no acaparan titulares, el trauma de las familias de las víctimas sigue existiendo y se desconoce la suerte que han corrido miles de mujeres, hombres y niños".

Es probablemente el caso de una cueva natural al sur de Mosul llamada 'Jasfa' (precipicio en árabe) donde, según los habitantes, los yihadistas ejecutaban a diario a decenas de iraquíes, sobre todo a miembros de las fuerzas de seguridad.

Restos de miles de civiles fueron hallados en fosas clandestinas