Domingo, 18 Noviembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Abel Ayala: "Mi mamá biológica era mi hermana"

Abel Ayala: "Mi mamá biológica era mi hermana"

16 Setiembre 2018

"Nací en un hospital de La Plata y me crié con mis abuelos en Berazategui". "Me crié con mis abuelos y de muy chiquito me fui de casa, a los 9". Me fui a vivir a la calle.

"Éramos muchos tíos, muchos primos, mucha gente, y no estaba claro el tema de los vínculos". En ese momento mi mamá biológica era mi hermana y mi abuela era mi mamá biológica. Tras haber vivido en la calle, Ayala recibió la ayuda de unos asistentes sociales que lo llevaron a un hogar.

Abel Ayala, el actor que encarnó a César en la primera y segunda temporada de El Marginal, relató la difícil infancia que atravesó y contó como la actuación le cambió la vida. "Yo no la viví así, esa es la mirada del adulto, yo cuando era chico era muy feliz", expresó. No sé por qué lo hice, pero no hubo una transición concreta. Fue ahí donde la conoció a Nicole Neumann, (también invitada al programa), ya que fue al hogar a conocer. Cada vez que llegaba alguien a visitarnos era muy lindo. "Y ella había llegado con una amiga, creo que Verónica de la Canal, y me acuerdo que bajó y yo le vi un caballito, tenía un caballito tatuado", recordó en la pantalla de Telefé.

"Un día llegó (el director del film, Juan Carlos) Desanzo y nos reunieron en el comedor a todos los chicos y nos contaron que estaba preparando una película sobre la vida de un pibe de la calle y que él quería trabajar con un pibe de la calle", contó Ayala sobre el momento glorioso en que comenzó a trabajar como actor. Hizo el casting y a los dos meses los coordinadores del hogar le dijeron que era el elegido. "La llegada de 'El Polaquito' me abrió la posibilidad de conocer otros universos". Sin embargo, tiempo después lo encontraron cuando ya estaba en el hogar y Abel pensó lo peor: "Me acuerdo que cuando me encontraron yo ese día me puse a llorar, tenía mucho miedo porque pensé que ellos me iban a sacar de ahí y yo me quería quedar. Después me alquilé una casita con mi mejor amigo del hogar", contó entre lágrimas. Yo después me fui a vivir a Europa y me desconecté.

"Cuando no tenés un peso, toda la vida se hace muy complicada, en todos los sentidos".

Emocionado, Ayala intentó explicar por qué su familia le había ocultado la verdadera identidad de su madre, pero no pudo.

Abel Ayala: