Viernes, 14 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » "Basta al racismo" piden en el aniversario de disturbios — Charlottesville

"Basta al racismo" piden en el aniversario de disturbios — Charlottesville

13 Agosto 2018

La policía utilizó gas pimienta hacia el final de las manifestaciones contra un grupo de antirracistas vestidos de negro que se trenzaron con la policía a pocas cuadras de la Casa Blanca, aunque la jornada terminó sin mayores incidentes.

Al cumplirse el primer aniversario de aquellos incidentes, la red de extrema derecha Unite the Right protagoniza la nueva concentración en Washington.

Asimismo, se convocó una contra-manifestación en la plaza Lafayette, ubicada frente a la residencia presidencial.

"Los disturbios en Charlottesville de hace un año causaron muertes insensatas y división", escribió en su cuenta de Twitter.

"Debemos estar unidos como nación".

"Hace un año, en Charlottesville, fuimos testigos de una fea exhibición de odio, racismo, intolerancia y violencia", dijo Ivanka en el primero de sus tres tuits. "Paz para TODOS los estadounidenses", añadió.

Pero ayer, el mandatario expresó su condena a todo tipo de racismo.

"Mientras los estadounidenses tienen la bendición de vivir en una nación que protege la libertad, la libertad de expresión y la diversidad de opinión, no hay lugar para la supremacía blanca, el racismo y el neonazismo en nuestro gran país", agregó.

En Charlottesville se dispuso una importante presencia de agentes de seguridad con patrullajes y vallados en el área circundante al centro, con solo dos puntos de ingreso para peatones. Otras 35 personas resultaron heridas. Ambos fueron liberados y recibieron citaciones por faltas menores.

Promotor de la manifestación del año pasado, Jason Kessler, había pedido permiso para marchar de nuevo en Charlottesville, pero las autoridades de la ciudad se lo negaron.

El 11 de agosto de 2017, nacionalistas blancos, neonazis, miembros del Ku Klux Klan, entre otros, llegaron a esa localidad de Virginia para el evento Unite the Right (Unir a la derecha) previsto para el día siguiente, cuyo propósito declarado era protestar contra la retirada de una estatua del general confederado Robert E. Lee.

Al culminar la marcha se desencadenaron choques entre los supremacistas blancos y los contra-manifestantes, que fueron embestidos por un simpatizante neonazi causando la muerte de la mujer y dejando 19 heridos.

Decenas de neonazis, gritando consignas y con símbolos fascistas y banderas de EEUU, comenzaron a llegar a Washington para su marcha en defensa de "los derechos civiles de los blancos" en el parque Lafayette, situado frente a la Casa Blanca.

Tras la protesta y los incidentes, Trump recibió duras críticas por haber establecido inicialmente una equivalencia moral entre ambos grupos de manifestantes, sin condenar directamente a los supremacistas blancos.

El mensaje de Trump contrasta con las controvertidas declaraciones que hizo hace casi un año, cuando responsabilizó de la violencia tanto a los grupos neonazis como a los manifestantes de izquierda y aseguró que había gente "muy buena" entre los supremacistas.