Domingo, 24 Junio 2018
Ultimas noticias
Casa » Llegan a "pedir perdón" por el Papa

Llegan a "pedir perdón" por el Papa

13 Junio 2018

Enviados por el Papa, Scicluna y Bertomeu estuvieron en febrero pasado en Chile, oportunidad en la que recibieron testimonios de cerca de 70 víctimas, entre ellos Cruz, Hamilton y Murillo, además de un grupo de laicos de la diócesis de Osorno que demandaban la renuncia del obispo Barros, designado en el cargo en 2015 por Francisco.

El Papa Francisco concluye diciendo: "Exhorto a todo el Santo Pueblo fiel de Dios que vive en Chile a no tener miedo de involucrarse y caminar impulsado por el Espíritu en la búsqueda de una Iglesia cada día más sinodal, profética y esperanzadora; menos abusiva porque sabe poner a Jesús en el centro, en el hambriento, en el preso, en el migrante, en el abusado".

Ambos tienen anunciado un punto de prensa a las 16 horas, en la Nunciatura Apostólica, donde explicarán los objetivos de esta segunda visita al país que se extenderá por ocho días, tanto en Santiago como en la ciudad de la Región de Los Lagos.

Francisco les pidió perdón en nombre propio y de la Iglesia y ellos a su vez le solicitaron que esas palabras se transformaran en "acciones ejemplares" para acabar con la pederastia.

El obispo de Osorno, acusado de encubrir denuncias.

Ante estas protestas que tuvieron repercusión mundial, el Papa se vio obligado a disculparse por apoyar a Barros. "El mismo papa se dio cuenta que se había equivocado".

El pontífice reconoció que cometió "graves errores" de juicio sobre Barros quien siempre negó las acusaciones de encubrimiento en su contra. En una carta dirigida a los chilenos en mayo, Francisco admitió: "Con vergüenza debo decir que no supimos escuchar y reaccionar a tiempo" frente a los abusos sexuales dentro de la Iglesia.

A un mes después del último encuentro con el papa Francisco en Roma cuando los 34 integrantes de la Conferencia Episcopal chilena presentaron su dimisión al Sumo Pontífice, comenzó la esperada purga, informó el diario chileno El Mercurio.

El documento detallaba presiones ejercidas sobre aquellos que debían investigar los abusos, así como la destrucción de documentos comprometedores. Por el momento, el papa reemplazó a los tres obispos renunciantes por "administradores apostólicos".

Las renuncias se producen después de los escándalos por abusos a menores por parte de religiosos y la falta de transparencia en la Iglesia católica en su gestión. Tras esa visita, en la que se reunieron con algunas de las víctimas, le entregaron al Papa un lapidario informe que señala la existencia de "una cultura de abusos" al interior de la Iglesia chilena.

Barros, de 61 años, es acusado de haber callado los repetidos abusos de Karadima, un influyente sacerdote que fue su guía espiritual por cuatro décadas, y que en 2011 fue condenado por el Vaticano a "retirarse a una vida de oración y penitencia" por abuso sexual contra menores en las décadas de 1980 y 1990. En un video grabado por feligreses en el Vaticano semanas después de su designación dijo que no había pruebas que evidenciaran las acusaciones.

Llegan a