Miércoles, 19 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Tribunal europeo condena a España por vulnerar libre expresión

Tribunal europeo condena a España por vulnerar libre expresión

13 Marcha 2018

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, Francia, dictaminó este martes que quemar fotos de los reyes es un acto de crítica política y por ende queda sujeto al marco del derecho a la libertad de expresión.

"La libertad de expresión se extiende a informaciones e ideas que ofenden, chocan o molestan", subrayó Estrasburgo en su sentencia. Los demandantes, Enric Stern y Jaume Roura, son dos independentistas catalanes que en 2007 quemaron una foto de gran tamaño de los Reyes durante una protesta antimonárquica en Girona en vísperas de la visita del Rey Juan Carlos a la ciudad.

Stern roció la fotografía, colocada cabeza abajo, con líquido inflamable y Roura le prendió fuego con una antorcha. Los jóvenes recurrieron finalmente ante Europa la "injerencia injustificada" que, a su juicio, supuso la condena en su derecho a la libertad de expresión, protegida por el artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH).

Enric Stern y Jaume Roura fueron condenados por la Justicia española a 15 meses de prisión por injurias a la Corona, una sanción que posteriormente fue reemplazada por una multa de 2.700 euros para cada uno, pero con la advertencia de que en caso de no ser pagada serían encarcelados.

Los jueces de Estrasburgo aseguraron que las medidas tomadas por el Tribunal Constitucional español no respetan la libertad de expresión y por ende vulneró los Derechos Humanos de los ciudadanos catalanes a los que ahora tendrá que indemnizar con 14.400 euros a cada uno. Concluyen los magistrados que la quema de la fotos "entra dentro del ámbito de la crítica política o la disidencia y corresponde a la expresión de un rechazo de la monarquía como institución".

Se trata, señala la sentencia, de "una puesta en escena provocadora de las que se emplean cada vez más para llamar la atención de los medios de comunicación y que no van más allá de un recurso a una cierta dosis de provocación permitida para transmitir un mensaje crítico desde el ángulo de la libertad de expresión".

Además, consideró que el acto en cuestión no había constituido incitación al odio o la violencia.

Recordó que la acción "no provocó un comportamiento violento o desórdenes".

En su dictamen, el tribunal consideró que la pena de cárcel impuesta a los manifestantes no había sido "ni proporcional con el fin perseguido, ni necesaria en una sociedad democrática", imponiendo una multa de 2.700 euros a pagar por el Gobierno de España a cada uno de los manifestantes más otra de 9.000 a los dos conjuntamente.

Tribunal europeo condena a España por vulnerar libre expresión