Sábado, 24 Febrero 2018
Ultimas noticias
Casa » La Ciudad pone en marcha un protocolo para la toma de escuelas

La Ciudad pone en marcha un protocolo para la toma de escuelas

15 Febrero 2018

- Enunciar los datos de los padres o de quienes ejerzan la responsabilidad parental que no hayan retirado a los jóvenes a su cargo del establecimiento educativo, dejando constancia de los motivos y de haberles hecho saber que la responsabilidad sobre el alumno recaerá exclusivamente sobre el adulto que ejerza la responsabilidad parental, mientras dure la situación y en el caso de ingreso/egreso del alumno al establecimiento educativo. Lo que decimos es tenemos que llamar a los padres y decirles que vuelven a estar bajo su cuidado y responsabilidad.

"Es una pauta de acción para la convivencia".

"Con esta resolución, las familias tienen que autorizar de forma explicita a sus hijos a tomar la escuela o venir a retirar a los chicos si no están de acuerdo", aclaró Acuña.

El Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires dictará una resolución por la cual, en caso de la una toma de colegio público, los padres de los alumnos que participen se hagan responsables de su seguridad y de los posibles daños patrimoniales en la institución.

Y añadió: "Si los padres dicen que ellos eligen que los alumnos se queden en la escuela, se asentará eso en un acto para luego saber a quién cobrarle en caso de vandalismo". Además, pidió "que la Justicia se ponga los pantalones largos y diga qué vale más: el derecho al reclamo o el derecho a la educación".

Toma de colegios Ciudad de Buenos Aires Febrero 2018 II

A su vez, deberán labrar un acta en la que dejen constancia de los hechos y circunstancias por los que se efectivizó la toma del colegio, el estado del patrimonio escolar con fotos (de ser posible, certificadas por escribano o con la presencia de dos testigos), de la solicitud de intervención al CDNNyA y al SAME y de la constancia de citación a los padres. Cabe recordar que durante 2017 los alumnos secundarios tomaron 29 para visibilizar que se oponían a la aplicación de un nuevo sistema educativo.

Desde este año, el protocolo establece que en el caso de una toma, los directores deberán citar a los padres de los estudiantes para que retiren a sus hijos del colegio. Luego, tendrán que labrar actas con registro fotográfico del estado del patrimonio del establecimiento, al inicio y finalización de la toma, que deberán ser elevadas jerárquicamente a la máxima autoridad del Ministerio de Educación.

"Los rectores que no cumplan con las obligaciones procedimentales establecidas en el nuevo protocolo serán pasibles de distintas sanciones sobre su carrera docente, según el caso: apercibimientos, sumarios administrativos o pérdida de consideración en los concursos", explicó Acuña. No es una contravención y tampoco está permitida.

El año pasado, un fallo de la jueza porteña Elena Liberatori determinó que las tomas de colegios no constituían un delito por lo que, según Acuña, "los rectores quedaban desautorizados, pero dejaba librado a su responsabilidad lo que pudiera pasar dentro de la escuela en una toma". Que quede claro que no podés vulnerar el derecho de tu compañero a estudiar.

La Ciudad pone en marcha un protocolo para la toma de escuelas