Viernes, 25 May 2018
Ultimas noticias
Casa » Francesas defienden derecho a 'cortejo insistente' de hombres

Francesas defienden derecho a 'cortejo insistente' de hombres

10 Enero 2018

Junto a otras 100 artistas e intelectuales francesas, Deneuve sostiene en la carta de Le Monde que el MeToo ha generado que "muchos hombres hayan sido sancionados en su trabajo por el único error de tocar una rodilla, intentar robar un beso o hablar sobre cuestiones íntimas durante un almuerzo profesional", informó el medio especializado Variety.

"La violación es un crimen, pero un flirteo tenaz o torpe no es un delito y una galantería tampoco es una agresión chovinista", afirman en un artículo publicado este martes por el periódico Le Monde.

El diario El País, de España, señala que el manifiesto está firmado por reconocidas personalidades: la actriz Catherine Deneuve, la cantante Ingrid Caven, la escritora Catherine Millet, la editora Joëlle Losfeld, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann o la ilustradora Stéphanie Blake.

"Desde el caso Weinstein se ha producido una toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las mujeres, especialmente en el marco profesional, donde ciertos hombres abusan de su poder. Eso era necesario. Pero esta liberación de la palabra se transforma en lo contrario: se nos ordena hablar como es debido y callarnos lo que moleste, y quienes se niegan a plegarse ante esas órdenes son vistas como traidoras y cómplices", defienden las firmantes, que lamentan que se haya convertido a las mujeres en "pobres indefensas bajo el control de demonios falócratas".

A raíz del escándalo Weinstein nació en Francia el movimiento #Balancetonporc ("Delata a tu cerdo", equivalente del inglés #MeToo) que incitó a miles de mujeres a denunciar abusos.

El colectivo asegura defender "una libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual".

Sin embargo para este colectivo, "esta fiebre de enviar a los 'cerdos' al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, sirve en realidad a los intereses de los enemigos de la libertad sexual, a los extremistas religiosos, a los peores reaccionarios y a quienes estiman (.) que las mujeres son seres aparte, niños con una cara adulta, que reclaman ser protegidas".

Además aclaran que "no se sienten representadas por ese feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, adquiere el rostro de un odio a los hombres y su sexualidad", en alusión al movimiento #MeToo ("yo también"), que surgió espontáneamente en las redes para denunciar situaciones o casos de abusos.

La tribuna, firmada por un centenar de mujeres, suscitó una reacción inmediata. "Y que conduce a mujeres inteligentes a escribir enormes tonterías".

Este texto es "una tribuna para defender el derecho de agredir sexualmente a las mujeres (y para insultar a las feministas)", denunció la feminista Caroline de Hass, mientras que la asociación 'Osez le feminisme' recordaba que "una mujer de cada seis será agredida o violada durante su vida".

Francesas defienden derecho a 'cortejo insistente' de hombres