Domingo, 22 Octubre 2017
Ultimas noticias
Casa » Marchan en rechazo a la independencia: Cataluña sí, España también

Marchan en rechazo a la independencia: Cataluña sí, España también

14 Octubre 2017

Para los dirigentes catalanes, los independentistas ganaron el referendo inconstitucional con un 90 por ciento de los votos.

Sin embargo, el dirigente catalán pidió el martes ante el Parlamento regional la suspensión de los efectos de la independencia, a modo de "gesto" con el que propiciar una mediación internacional en su pulso con Madrid.

El presidente español, Mariano Rajoy, respondió preguntándole a Puigdemont si la independencia había sido o no declarada y le dio ocho días para abandonar sus planes de independencia y devolver a Cataluña al "orden constitucional". Si el Gobierno catalán no contesta o responde afirmativamente, tendrá hasta el jueves 19 de octubre para rectificar antes de que Madrid tome el control de la región a través del artículo 155 de la Constitución española.

Miles de personas con banderas de España y Cataluña recorrieron el jueves el centro de Barcelona en un acto para celebrar la fiesta nacional española.

Presión económica. A toda esta agitación se ha unido la presión económica.

Las relaciones entre esa región del noreste de España y el poder central pasan por su peor momento desde la recuperación del autogobierno en Cataluña suspendido durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975). En los últimos días, y ante la incertidumbre reinante, numerosas empresas de alto perfil sacaron su sede social de Cataluña, como los bancos CaixaBank y Sabadell, Gas Natural, la gestora de autopistas Abertis o la editorial Planeta.

El debate sobre la independencia de Cataluña está lejos de ser un tema sencillo, ya que las dos posiciones dominantes tienen parte de razón, en primera instancia el Gobierno español tiene razón al afirmar que a España y Cataluña les va ir mejor si se mantienen unidas, pero se equivocan al pensar que esa unión se puede mantener a la fuerza, poniendo sólo como argumento la Ley vigente e impidiendo por cualquier medio que el tema se debata a fondo y que los catalanes puedan decidir su futuro en un proceso democrático y vinculante. La región es incapaz de financiarse directamente sobre los mercados por su fuerte deuda y depende de los préstamos del Estado central.

Jones señaló que no es seguro que una Cataluña muy endeudada reuniría los criterios de adhesión, incluido la adopción del euro, aunque los obstáculos políticos desaparecieran.

Marchan en rechazo a la independencia: Cataluña sí, España también