Miércoles, 17 Octubre 2018
Ultimas noticias
Casa » Una policía con fractura expuesta y varios heridos más por el desalojo

Una policía con fractura expuesta y varios heridos más por el desalojo

14 Julio 2017

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, defendió la represión policial en la planta de la multinacional PepsiCo en Vicente López. El encuentro tendrá lugar desde las 12.30 en la Sala 2 del Anexo de la Cámara baja, y se espera la participación de los actuales diputados del Frente de Izquierda y precandidatos como Myriam Bregman, que denunciarán la "represión" a los empleados que fueron desafectados por el cierre de la planta en Vicente López, que planea mudarse a Mar del Plata.

"Estamos una veintena de trabajadores apostados en los techos y vamos a resistir el desalojo impulsado por el gobierno de Mauricio Macri y el de María Eugenia Vidal que dieron lugar al Acuerdo Preventivo de Crisis que nos dejó en la calle con la anuencia del ministerio de Trabajo", afirmó el delegado Camilo Mones quien denunció el "avance del intento represivo" pese a que la jueza Andrea Rodríguez Mentasty "ratificó que dará curso al desalojo y de que el fiscal pidió que fuese en horas nocturnas".

"(Los efectivos) llegaron y avanzaron brutalmente, vinieron a los palazos, con el gas pimienta directo a los ojos de los trabajadores", señaló Del Caño.

"El argumento para ordenar el desalojo es que la empresa no cumplía con todos los protocolos en materia de protección ambiental".

"Evidentemente –agregó- hubo hechos de violencia, hay varios policías heridos de la provincia de Buenos Aires, algunos con huesos rotos, por las cosas que tiraron". Según se informó, hay detenidos y heridos.

Sindicatos y agrupaciones políticas realizaron cortes y protestas en solidaridad con los trabajadores de Pepsico en diversos puntos de la capital argentina y sus alrededores. A través de un comunicado fundamentó la decisión "debido a los obstáculos inherentes a la ubicación de la planta en un área mayormente residencial, su compleja estructura de costos y extensos requerimientos logísticos".

El mes pasado, la multinacional cerró su planta de Florida y despidió a más de 500 empleados.

"De ninguna manera cuestionamos el reclamo gremial, es algo totalmente lícito, pero como todo, todos los derechos no son absolutos y donde termina un derecho empieza el otro".