Martes, 24 Octubre 2017
Ultimas noticias
Casa » Disidencia dura en Cuba aplaude a Trump; moderada se lamenta

Disidencia dura en Cuba aplaude a Trump; moderada se lamenta

20 Junio 2017

Calificando de "brutal" al régimen de Raúl Castro y en presencia de connotados anticastristas, Trump dio a conocer el viernes en Miami su nueva política hacia la isla, que endurece el embargo vigente desde 1962, limita los viajes de estadounidenses y prohíbe negocios con empresas administradas por militares cubanos.

Al restringir los viajes individuales de estadounidenses a Cuba, la nueva política también conlleva el riesgo de restringir una importante fuente de ingresos para el sector privado de la isla, al que la medida pretende apoyar.

"Estas medidas marcan un retroceso en las relaciones bilaterales. Asà lo reconocen innumerables voces dentro y fuera de los Estados Unidos, que mayoritariamente están expresando su rotundo rechazo a los cambios anunciados".

"Restringirán las libertades de los ciudadanos estadounidenses, costarán más dinero a los contribuyentes, reducirán las oportunidades de sus compañías y empresarios frente a su competencia".

En su lugar, el Presidente estadounidense, otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino.

El canciller cubano afirmó asimismo que "parece infantil" creer que esta política "pueda separar al pueblo de las fuerzas armadas y del Ministerio del Interior".

"Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado", agregó.

Señaló como motivo de preocupación las violaciones a los derechos humanos cometidas por Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en Guantánamo, Cuba, y las guerras desatadas contra naciones como Irak con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de Medio Oriente.

Rodríguez recordó que en los últimos años, el Gobierno cubano "por decisión unilateral ha retornado a los Estados Unidos a dos exciudadanos norteamericanos fugitivos de la justicia estadunidense".

Como ya es habitual en los anuncios públicos del mandatario, tras el tono hostil y los amagos de un viraje drástico hubo una esencial continuidad con la situación existente: se mantienen las relaciones diplomáticas al nivel de embajadores, así como los vuelos comerciales directos y el arribo de cruceros; sigue abierto el flujo de remesas, no hay cambios en la política migratoria, y todavía se permiten los vínculos de negocios con el sector denominado cuentapropista.

"Cuba no realizará concesiones sobre su independencia, ni aceptará condiciones, como nunca lo ha hecho".

Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.